Punción seca

El síndrome de dolor miofascial se caracteriza por ser un conjunto de signos y síntomas motores, sensoriales, y autonómicos producidos por la presencia de un trigger point o punto gatillo. Un punto gatillo no es más que un nódulo (o “nudo”) doloroso que se encuentra en el recorrido de una banda tensa y fibrosa, y que dependiendo de sus características y del músculo donde se encuentre puede llegar a generar dolor referido en un territorio concreto, llegando a producir en ocasiones limitaciones del movimiento articular normal o situaciones incapacitantes.

La punción seca no es más que el abordaje de los trigger points mediante la utilización de una aguja estéril (sin inyectar ningún tipo de medicación) que nos permite incidir directamente sobre el problema provocando la activación de mecanismos algógenos (mediante la liberación de sustancias químicas que median sobre el dolor) y la generación de cambios estructurales, ya que al realizar una entrada y salida rápida con la aguja, se produce la destrucción de las placas motoras que debido a la lesión se encontraban disfuncionales. Además, esto también nos permite hacer un “reset” sobre las fibras musculares que hasta ese momento no funcionaban de forma correcta.

A pesar de ser una técnica invasiva, no se relaciona con la acupuntura.